jueves, 29 de septiembre de 2022

Gotita de Espiritualidad

«Pero la gracia de nuestro Señor fue más que abundante con la fe y el amor que hay en Cristo Jesús» 1 Timoteo 1: 14.
Para describir el amor de Dios necesitamos unir la gracia y la fe, productos del tierno cuidado de Aquel que tanto nos ama. Él nos creó para caminar junto a él, desde la libertad de elección. Nos redimió para vivir eternamente junto a él, al corresponder a su amor.


¡Qué amor tan sublime!
«¡He aquí, Dios es mi salvación! Confiaré y no temeré, porque el Señor es mi fortaleza y mi canción; él es mi salvación» Isaías 12: 2.
El cuidado de Dios es completo, resguarda tu vida y la salvación te asegura. ¿Dónde pones tu esperanza, entonces? 
Ir a Jesús es nuestro lugar seguro, estar en su presencia es gozo y alegría al corazón.
¡En tu presencia, buen Dios! ¡En tu bendita presencia, Rey del universo!
«Todo lo puedo en Cristo que me fortalece» Filipenses 4:13.
Pablo pasó por maltratos, injusticias, dificultades económicas, prisión y muchas otras situaciones complejas (ver 2 Corintios 11:23-33). En este pasaje bíblico de Filipenses 4 él habla sobre la estrechez económica. Pablo afrontaba los problemas de la vida con Cristo y con la fortaleza que él le daba. ¡Qué testimonio más precioso!
Él lo expresó así: 
«Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece «Filipenses 4:12-13
Aferrémonos a Cristo  hoy.